Ir al contenido principal

Última actualización

23 de agosto, 2021

¿Qué debería esperar después de vacunarme contra el COVID-19?

Las respuestas en este sitio se desarrollaron con los CDC y con su aprobación.

Es normal sentir un leve malestar después de vacunarse. Esto significa que está haciendo efecto y creando una respuesta inmune en su cuerpo.

Puede sentir dolor o presentar hinchazón en el brazo. Puede sentirse cansado, tener dolor de cabeza, fiebre o escalofríos. Estos síntomas no significan que usted tiene COVID-19. No es posible contagiarse de COVID-19 mediante la vacuna.

Estos efectos secundarios pueden afectar sus actividades diarias, pero no deberían durar más de 2 o 3 días. Si persisten o se agravan, llame a su médico, enfermero o clínica.

Aun cuando presente este tipo de efectos después de la primera aplicación, es importante que reciba la segunda aplicación, a menos que el proveedor de las vacunas o su médico le indiquen lo contrario o que reciba la vacuna de una sola dosis. Consulte con su médico si tiene preguntas. Al cuerpo le lleva tiempo crear inmunidad. No estará totalmente protegido contra el COVID-19 hasta una o dos semanas después de aplicarse la dosis final.

En la mayoría de los casos, es normal sentir un malestar a causa de la fiebre o dolor. Comuníquese con su médico o proveedor de salud en los siguientes casos:

  • Si el enrojecimiento o la sensibilidad en la zona en que se aplicó la vacuna aumenta después de 24 horas.

  • Si los efectos secundarios le preocupan o no parecen irse después de unos pocos días.

  • Si siente dolor de cabeza intenso, dolor abdominal, dolor en las piernas o dificultad para respirar durante las tres primeras semanas.

  • Si recibe una vacuna contra el COVID-19 y cree que podría experimentar una reacción alérgica grave después de salir del sitio de vacunación, busque atención médica inmediata llamando al 911. Obtenga más información sobre las vacunas contra el COVID-19 y las reacciones alérgicas graves inusuales.

Dr. Oronsaye - How Will I Feel Afterwards | COVID-19 Vaccine Education Initiative
Qué es lo que puede esperar después de la vacuna (CDC)

Explorar más

¿Podría experimentar una reacción alérgica?

Las reacciones alérgicas graves a las vacunas son extremadamente inusuales. La FDA indica que las vacunas autorizadas al parecer son seguras para las personas con alergias ambientales y alimenticias comunes.

Los CDC recomiendan que las personas se vacunen aunque tengan antecedentes de reacciones alérgicas graves no relacionadas con las vacunas o terapias inyectables, como alergias a los alimentos, a las mascotas, a los venenos, al medioambiente o al látex. Las personas con antecedentes de alergias a los medicamentos orales o con antecedentes familiares de reacciones alérgicas graves también pueden vacunarse.

Si usted ha experimentado una reacción alérgica inmediata a una vacuna o terapia inyectable para tratar otra enfermedad, incluso si la reacción no fue grave, consulte con su médico si debería aplicarse la vacuna contra el COVID-19. Su médico lo ayudará a decidir si es seguro que se vacune.

Todas las personas que se vacunen contra el COVID-19 deben recibir supervisión en el sitio. Se deberá controlar a las personas que hayan experimentado anteriormente reacciones alérgicas graves o inmediatas durante al menos 30 minutos después de vacunarse. Se deberá controlar al resto de las personas durante al menos 15 minutos después de vacunarse.

Más información acerca de los efectos adversos (CDC)
¿Debería preocuparme por los efectos secundarios a largo plazo?

Es muy poco probable que experimente efectos secundarios graves que podrían causar un problema de salud a largo plazo tras recibir la vacuna contra el COVID-19.

Los efectos secundarios a largo plazo tras cualquier vacunación son extremadamente infrecuentes. Anteriormente, el seguimiento de las vacunas ha demostrado que, de producirse efectos secundarios, suelen ocurrir dentro de las seis semanas posteriores a la administración de la dosis de la vacuna.

Por este motivo, la FDA exigió que cada una de las vacunas contra el COVID-19 autorizadas se estudiara durante al menos ocho semanas después de la última dosis. Millones de personas han recibido las vacunas contra el COVID-19, y no se han detectado efectos secundarios a largo plazo.

Los CDC continúan monitoreando con atención las vacunas contra el COVID-19 para detectar inconvenientes de seguridad, incluidos problemas con la fabricación, con un lote específico o con la vacuna en sí misma. Si los expertos en salud pública hallan potenciales cuestiones de seguridad, la FDA y el fabricante de la vacuna trabajarán para encontrar una solución.

La seguridad de las vacunas contra el COVID-19 (CDC)
¿Qué debo saber sobre la vacuna de Johnson & Johnson?

Después de suspender el uso de la vacuna Janssen de Johnson & Johnson contra el COVID-19, los CDC y la FDA han recomendado que se reanude su uso en los Estados Unidos.

Los datos recopilados sugieren que la posibilidad de que se produzcan reacciones adversas graves, como coágulos sanguíneos con plaquetas bajas, es muy poca. Sin embargo, las mujeres menores de 50 años deben tener en cuenta el riesgo poco frecuente de que se produzcan coágulos sanguíneos con plaquetas bajas después de recibir la vacuna Janssen de Johnson & Johnson.

No se han informado casos de coágulos sanguíneos con plaquetas bajas con las vacunas de Pfizer-BioNTech o Moderna. Ya se han administrado más de 332 millones de dosis de esas vacunas en los Estados Unidos.

Las vacunas contra el COVID-19 se han sometido a los controles de seguridad más estrictos de la historia de los Estados Unidos. Seguirán siendo vigiladas atentamente. La seguridad de la vacuna contra el COVID-19 es una prioridad absoluta para el gobierno federal. Todos los informes sobre problemas de salud tras la vacunación contra el COVID-19 se toman muy en serio.

Seguridad y descripción general de la vacuna Janssen de Johnson & Johnson contra el COVID-19 (CDC)
¿Necesitaré un refuerzo de la vacuna contra el COVID-19?

Actualmente, los CDC recomiendan que las personas con un sistema inmunológico moderada o gravemente comprometido deberían recibir una dosis adicional de la vacuna de ARNm contra el COVID-19 (Moderna o Pfizer) después de las dos dosis iniciales. Esto se debe a que las personas con un sistema inmunológico comprometido pueden no generar el mismo nivel de inmunidad con una serie de dos dosis de la vacuna en comparación con personas que no están inmunocomprometidas.

Para el público en general, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. (HHS, por sus siglas en Inglés) también ha desarrollado un plan para comenzar a ofrecer vacunas de refuerzo durante el otoño (sujeto a una evaluación independiente de la FDA con respecto a la seguridad y eficacia). El HHS está preparado para ofrecer vacunas de refuerzo a partir de la semana del 20 de septiembre y transcurridos 8 meses desde la aplicación de la segunda dosis de una vacuna de ARNm. La FDA y los CDC están trabajando activamente para determinar una guía de orientación para las personas que recibieron la vacuna de Johnson & Johnson.

Los expertos en salud pública siguen recomendando que las personas con un sistema inmunológico comprometido deben mantener las precauciones físicas para ayudar a prevenir el COVID-19. Asimismo, se recomienda especialmente que los contactos cercanos de personas inmunocomprometidas se vacunen (según sea adecuado al estado de salud de la persona) para brindar una mayor protección a sus seres queridos.

Continuaremos actualizando esta página a medida que los expertos en salud pública tengan más información.

Vacunas contra el COVID-19 para personas moderada o gravemente inmunocomprometidas (CDC)
¿Las vacunas contra el COVID-19 pueden causar inflamación del músculo cardíaco en adultos?

Existe una pequeña cantidad de casos informados de inflamación cardíaca después de recibir la vacuna contra el COVID-19. Miocarditis es la inflamación del músculo cardíaco. Pericarditis es la inflamación del revestimiento exterior del corazón. Se han informado incidentes principalmente entre adolescentes y adultos jóvenes varones que recibieron vacunas de ARNm. Entre los cientos de millones de dosis de vacunas administradas, estos casos son poco frecuentes.

Los síntomas de estos casos poco frecuentes incluyeron dolor de pecho, falta de aire o sensación de palpitaciones. La mayoría de los pacientes con miocarditis que recibieron atención respondieron bien al tratamiento y al descanso, y se sintieron mejor rápidamente.

Los CDC continúan aconsejando que los beneficios potenciales y conocidos de la vacunación contra el COVID-19 superan cualquier riesgo posible o conocido.

Miocarditis y pericarditis después de la aplicación de vacunas de ARNm contra el COVID-19 (CDC)
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink SoftwarePowered By OneLink